Por qué Argentina está lista para fusiones y adquisiciones

Por
Lunes 04 de diciembre, 2017

La economía de Argentina está fortaleciéndose y los inversionistas extranjeros ven cada vez más al país como un lugar atractivo para invertir.

Si bien no todo es prometedor en la Casa Rosada —el país tiene un gran déficit fiscal y es vulnerable a choques externos— las cosas se ven bastante bien.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

El gobierno está sentando las bases para un crecimiento económico estable y amplio, en tanto que sus esfuerzos comienzan a dar frutos.

La inflación ha caído y el consenso general es que, si bien el Banco Central no alcanzará su meta anual de 17% este año, tampoco se alejará demasiado del objetivo. Las restricciones a la inversión se han aliviado, el PIB ha subido y el riesgo político, aunque siempre ha estado presente en Argentina, parece estar disminuyendo.

La mejora de la situación macroeconómica es motivo suficiente para pronosticar un repunte en las fusiones y adquisiciones. No obstante, si consideramos también que la penetración bancaria y de seguros es baja en Argentina, que el crecimiento crediticio se está acelerando, que los ingresos deberían aumentar, al igual que la demanda de productos de servicios financieros, que los bancos y las aseguradoras tienden a ser rentables y que las industrias de banca y seguros son bastante fragmentadas, hay aún más razones para creer en un aumento de las fusiones y adquisiciones. En otras palabras, tal parece que el escenario está listo.

En general, la actividad de fusiones y adquisiciones aumentó en Argentina el año pasado, cuando se alcanzaron 93 acuerdos, 66% más que en 2015. Argentina representó el 7% de las operaciones de fusiones y adquisiciones en América Latina, según un informe de la firma de servicios profesionales Deloitte. La mayor parte de las operaciones de Argentina correspondió a los sectores de energía/recursos naturales (29%) y consumo masivo (29%), mientras que los servicios financieros representaron el 14%. En términos de inversión, las operaciones involucraron US$7.880mn.

De la inversión total, el 53% provino de Argentina, seguida de Norteamérica (15%) y el resto de América Latina (14%).

BANCA

El sistema financiero de Argentina no está corto de jugadores. Casi 80 entidades compiten, de las cuales 6 muestran una gran ventaja sobre el resto. Entre los participantes del mercado se encuentran entidades de propiedad estatal como Banco Nación —el número uno del país— y las unidades locales de los grupos españoles Santander y BBVA.

Este año ha habido algo de movimiento a nivel local. El argentino Grupo Sancor, la mayor aseguradora del país por cuota de mercado, compró una participación controladora en el pequeño Banco del Sol. Asimismo, el mes pasado, la familia Fiorito recibió luz verde para comprar una participación controladora en otra entidad menor, Finansur. Y aún existe la interrogante sobre qué sucederá con Banco Patagonia, que originalmente sería adquirido por Banco Macro, importante institución del sector privado.

"Esperamos ver cierta actividad en Argentina. Creemos que hay muchas oportunidades ahí. Hay mucha concentración en lo alto. Hay muchos bancos de pequeño tamaño en el país. Para aprovechar realmente las oportunidades que esperamos ver en el país, los bancos necesitarán conseguir economías de escala para ser capaces de competir con mayor efectividad contra los actores más grandes", dijo a BNamericas este año Aaron Freedman, director general asociado de bancos latinoamericanos de Moody's.

"Podría haber oportunidades repartidas en otras partes de la región. Pienso que [Argentina] es donde probablemente veremos más actividad. Pero no sé si en realidad vamos a hablar de una especie de fiebre del oro", añadió.

SEGUROS

La industria de seguros tampoco se queda corta en cuanto a jugadores. Cerca de 170 actores compiten en ella, y ninguno representa más del 7,5% del mercado. El sector también es bastante rentable. Entre abril y junio, las aseguradoras del país registraron ingresos por 22.100mn de pesos (US$1.280mn), con un alza interanual de 10,6%.

El mercado es dominado por actores locales y casi el 80% de las primas corresponde a los segmentos de automóviles, riesgos del trabajo y vida, lo que implica que hay bastante espacio para crecer en los demás ramos que ofrecen las aseguradoras del país.

Lionel Moure, analista de la oficina argentina de Deloitte, ha observado un creciente interés en las oportunidades de fusiones y adquisiciones en el sector de servicios financieros. En términos de seguros, la razón clave es la perspectiva general de la economía del país, según lo expresado por Moure a BNamericas. Después de todo, cuando los tiempos son buenos, la mayoría de los segmentos tienden a beneficiarse.

De acuerdo con Moure, es poco probable que las eficiencias de escala sean un factor impulsor, ya que las aseguradoras de todos los tamaños en Argentina tienden a tener las mismas estructuras de costos.