COMUNICADO DE PRENSA

Costa Rica supera los 400 megavatios de capacidad eólica instalada

Por
Jueves 17 de enero, 2019

Comunicado ICE

Con la reciente incorporación de la Planta Eólica Cacao, perteneciente a Coopeguanacaste, en el cantón de Santa Cruz, el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) llegó a 407,77 megavatios de capacidad eólica instalada. Hace 10 años, esta cantidad alcanzaba 66,67 megavatios.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

De las 18 plantas eólicas del país, 16 están construidas en la zona de mayor aprovechamiento del recurso del territorio nacional: la provincia de Guanacaste. Están distribuidas en cuatro cantones: Tilarán (9), Bagaces (3), Liberia (3) y Santa Cruz (1). Las restantes 2 se ubican en San José y Cartago.

Costa Rica fue la primera nación de Latinoamérica que empleó el viento para generar electricidad, en 1996. Desde entonces, se ha mantenido junto a Brasil, México, Chile y Uruguay en el grupo de líderes en capacidad instalada eólica y participación de este recurso en su matriz eléctrica.

En 2018, el SEN alcanzó la mayor generación eólica de su historia, con 1.799,14 gigavatios hora, lo que representó más del 15% de la producción anual. Incluso, con este nuevo registro, superó su mejor acumulado -de 2017-, que cerró en 1.287,68 gigavatios hora.

El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) cuenta con la Planta Eólica Tejona, en Tilarán, mientras que la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) opera, desde 2012, la Planta Eólica Valle Central, en Santa Ana. Las restantes pertenecen a desarrolladores privados y cooperativas de electrificación rural.

Las plantas que funcionan con viento ya sobrepasan el 11,5% del parque eléctrico nacional, convirtiéndose en la segunda fuente de producción después de la hidroelectricidad.

A pesar de no aportar respaldo ni firmeza, la gran penetración del recurso eólico es posible por la diversidad de la matriz eléctrica costarricense, que le permite al ICE operar sus plantas de regulación para contrarrestar la natural variabilidad e intermitencia del viento.