Lo que trae 2018 para la infraestructura de México

Por
Lunes 18 de diciembre, 2017

2018 será un año decisivo para México debido a eventos clave como las elecciones presidenciales de mitad de año y el proceso para renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con EE. UU. y Canadá.

BNamericas conversó con Edmundo Gamas, director ejecutivo del Instituto Mexicano de Desarrollo de Infraestructura (Imexdi), para conocer su perspectiva sobre cómo estos eventos podrían afectar el desarrollo de infraestructura y la inversión en el país y cuál es el escenario que se espera para el sector próximo año.

BNamericas: ¿Cómo podría un resultado negativo en las renegociaciones del TLCAN, como el hecho de que EE.UU. decidiera abandonar el tratado, impactar al sector de infraestructura mexicano?

Gamas: A lo largo de este año se ha difundido la opinión tanto del gobierno como del sector empresarial en México, en el sentido de que si EE.UU. decidiera abandonar el tratado no sería el fin del mundo . Si eso ocurriera, las relaciones comerciales entre las dos naciones tendrían que cumplir con las normas de la OMC, lo que haría a México igualmente competitivo.

Los flujos comerciales entre los dos países apenas se verían afectados por la retirada de EE.UU. del TLCAN. Esta es una opinión compartida por la mayoría de las personas en México, incluido yo mismo.

Este año, a pesar de toda la incertidumbre, las exportaciones de la industria automotriz crecieron y probablemente también las demás han subido, aun cuando los números se darán el primer trimestre del año entrante. Creo que habrá poco efecto. Probablemente habrá algunas empresas que hayan cancelado proyectos o cancelen proyectos si EE.UU. saliera del tratado, pero creo que el efecto será muy contenible.

Por otro lado, una cosa sana que ha sucedido a lo largo de esta incertidumbre es que México ha empezado a ver el eje oriente-poniente de su infraestructura y no solamente de norte a sur. Todo el énfasis de la infraestructura ha sido durante muchos años el cómo comerciar con EE.UU., pero en realidad si ha habido una concientización tanto del gobierno como de la clase empresarial en México, en el sentido de que tenemos que mejorar nuestra capacidad para exportar e importar a Asia y a Europa. Esto significa que comenzaremos a ver más inversiones en puertos . Las inversiones en zonas económicas especiales aún se están desarrollando, así como los ejes carreteros y ferroviarios oriente-poniente. Todo eso quiere decir que el país va a empezar a tener una infraestructura en las dos direcciones, lo cual se ve muy positivo.

BNamericas: ¿Qué puertos creen que requieren inversiones estratégicas?

Gamas: Los puertos de Lázaro Cárdenas y Salina Cruz quedarán dentro de zonas económicas especiales, lo cual quiere decir que en la medida que las zonas vayan cobrando fuerza, los puertos pueden requerir expansiones muy importantes. En el Golfo de México, el puerto de Tuxpan se está volviendo muy importante, porque es el punto más práctico de importación de gasolina hacia el altiplano, hacia el centro del país. El puerto de Veracruz ha tenido recientemente una ampliación en lo que se llama el nuevo puerto de Veracruz. El puerto de 2 bocas probablemente acabará en una zona económica especial y el puerto de Coatzacoalcos también está dentro de una zona económica especial, también tendrán desarrollo por la industria petrolera y las zonas económicas especiales. No creo que sea un solo puerto. Hay mucha actividad en todos los puertos por las razones que mencioné. Hay un panorama de mayor inversión en los puertos y muchas de esas inversiones ya se están haciendo como asociaciones público privadas (APP), porque el gobierno no tiene la posibilidad financiera para hacer enormes inversiones.

BNamericas: ¿Y las inversiones en infraestructura aeroportuaria y ferroviaria?

Gamas: En cuanto a los aeropuertos, los grupos privados respondieron bien a las crecientes necesidades de infraestructura. También sabemos que el gobierno tiene todavía 18 aeropuertos que son medianos, que se llegó a anunciar hace un par de años que se iban a poner en bolsa en algún esquema de una asociación público privada y ya no se oyó nada más. Eso sigue pendiente y puede ser importante porque esa red de aeropuertos está por todo el país y esos aeropuertos podrían ejercer competencia si estuvieran en manos privadas con los aeropuertos que ya están en manos privadas, obligando más inversiones de capacidad. Sería sano que el gobierno los pusiera a competir.

En cuanto a la infraestructura ferroviaria, aún hay margen de mejora. Sí ha habido inversiones, hay que decirlo, pero a pesar de que la inversión está en manos privadas de Ferromex y Kansas City Southern de México, la realidad es que muchas de las inversiones de las vías, sobre todo las que se están haciendo para darle la vuelta a las ciudades y hacer libramientos ferroviarios y sacar las vías de las zonas cogestionadas donde originalmente se localizaban, son inversiones que están siendo pagadas por el gobierno. En ese caso, el gobierno no ha puesto los recursos necesarios para que en todas las ciudades que se necesitan se hagan esos libramientos. Sí se ha avanzado, pero se necesita avanzar más rápido. Aún tenemos muchas líneas donde por razones de seguridad y ruido no se puede operar a la velocidad que se quisiera y hay ciertos horarios donde no se puede operar. En la noche por ejemplo, que para carga son muy buenos horarios. Es importante que el gobierno ponga los recursos necesarios en los años venideros para subsanar esta situación,  o que encuentre algún tipo de APP. Algún esquema que permita que las compañías ferroviarias o algunas otras compañías entren a poner esos libramientos. Creo que la capacidad de los puentes ferroviarios en Estados Unidos también sigue siendo un tema donde podría invertirse más.

BNamericas: ¿Incluso en tiempos de incertidumbre en la relación comercial con EE.UU.?

Gamas: Sí, porque la realidad es que las exportaciones están creciendo a una tasa muy acelerada. La incertidumbre a inicios de año hizo que unos proyectos se cancelaran y que otros se pusieran en espera, pero la realidad es que estamos cerrando el año con un récord de exportaciones. El sector empresarial y el gobierno no le temen a la posible salida de EE.UU. Aun si EE.UU. se saliera del tratado, la realidad es que necesitan mucho tiempo para reubicar plantas y no creo que ese proceso se pueda dar. Hay fuerzas muy importantes en las empresas del lado americano, las empresas automotrices y aeroespaciales, que van a luchar con toda su fuerza política en el Congreso norteamericano para que no se les obligue a hacer cambios dramáticos en sus cadenas de suministro.

BNamericas: ¿Qué tipo de escenario prevé para los meses previos a las elecciones con respecto al gasto público en infraestructura?

Gamas: Los candidatos aun no publican sus plataformas, pero la realidad es que todos los candidatos prometerán mayor infraestructura. No veo un candidato que no diga que no le dará prioridad a la infraestructura. Obviamente habrá candidatos que le darán prioridad a otras cosas, en términos de que proyectos y regiones son más importantes para cada uno, pero todos los candidatos apoyarán la infraestructura.

En cuanto al tipo de infraestructura y proyectos, veo el potencial de que Andrés Manuel López Obrador, sea menos amistoso con las asociaciones público privadas que los demás, sobre todo en campaña, ya que parte de su plataforma es el nacionalismo y la propiedad del estado sobre los recursos y la infraestructura crítica. Sin embargo, dado que también anunció su intención de no asumir más deuda nacional, parece probable que tendrá que aceptar el hecho de que las APP son esenciales para el desarrollo de la infraestructura.

Creo que todos los candidatos apoyarán la infraestructura y las APP como una herramienta clave. Durante las campañas políticas, las diferencias se basarán en el tipo de proyectos priorizados por cada candidato.

BNamericas: ¿Qué reacción prevén de los inversionistas locales e internacionales durante las elecciones y en el período posterior a las elecciones?

Gamas: Sí, en el sentido de que finalmente la decisión de que proyectos se lleven a cabo en infraestructura, en muchos casos la toma el gobierno. Es el gobierno quien decide si pone una carretera o un libramiento ferroviario en algún lugar o en otro, si se amplía un aeropuerto. Muchas de las decisiones las toma el gobierno a nivel federal, estatal y a veces municipal. Eso quiere decir que la iniciativa privada tiene su universo de inversión determinado por los proyectos que el estado quiere impulsar, pero la iniciativa privada siempre ha mostrado tener interés en invertir en proyectos que generen recursos a largo plazo y se acomodará a las prioridades del gobierno. Siempre y cuando los proyectos estén bien planeados, con transparencia, habrá mucho interés tanto de la comunidad financiera nacional incluyendo a las afores, como internacional incluyendo a los fondos de infraestructura y pensiones internacionales. Habrá mucho interés en entrar a cualquier juego de proyectos que el gobierno mexicano determine como importantes.

BNamericas: ¿Cree que las elecciones del próximo año son un factor de riesgo para el sector de infraestructura?

Gamas: Ese podría ser el caso con el candidato de Morena, López Obrador, quien ha declarado abiertamente su intención de cancelar el nuevo proyecto del aeropuerto [de Ciudad de México] y reemplazarlo por una alternativa. Dados los fondos que ya se han invertido en el proyecto y los numerosos compromisos ya acordados, esta podría ser una decisión dramática. La cancelación del proyecto podría tener un impacto negativo en la imagen internacional de México como un país confiable para la inversión. En ese caso, ciertamente hay cierto riesgo. Lo mismo podría decirse sobre la promesa de campaña de López Obrador para revertir la reforma energética.

Todos los otros, en mayor o menor grado están de acuerdo con las reformas y apoyaran las APP a futuro. Con López Obrador, aun cuando no me queda duda de que acabará aceptándolas, lo que me preocupa es que en el camino, tratando de ganar votos, genere incertidumbre y que en el caso de que en un eventual gobierno, con decisiones mal tomadas, se pueda causar un problema importante de confianza en el sector.

Hasta ahora, las inversiones de infraestructura en todos los sectores han seguido fluyendo como si no hubiera nada problemático en el horizonte, pero claro, en la medida que su campaña y sus declaraciones sean más fuertes, si podría haber un problema en el 2018 que causara un freno en el sector. LA Secretaría de Hacienda y Crédito Público todavía tiene que presentar los bloques 2 y 3 de su estrategia de APP el próximo año, y todo parece ir de acuerdo al plan.

BNamericas: ¿Deberíamos esperar un mayor gasto público ya que 2018 es un año de elecciones?

Gamas: A mí me sorprendería que viniera un gasto por encima del que ya está programado por muchas razones. Primero, porque ya que el presupuesto para el 2018 ya está autorizado y aprobado por el Congreso, no se puede comenzar a gastar en proyectos que no estén aprobados y con presupuesto que no esté aprobado. El gobierno debe seguir tomando cualquier decisión financiera con un ojo a las agencias calificadoras que ya tienen a México en la lista de los países a los que hay que tener muy cercanamente observados. Entonces, no creo que haya un boom de infraestructura más allá de lo que está programado. El gobierno hará todo el esfuerzo por llevar a cabo esos proyectos en los tiempos que están proyectados, pero dudo mucho que hayan proyectos adicionales a esos. No veo las condiciones, ni el presupuesto para que eso suceda.

BNamericas: ¿Qué papel podría jugar la corrupción en el progreso del sector de infraestructura de México el próximo año?

Gamas: La corrupción, más que haber detenido los desarrollos del sector, el problema que ha generado es de confianza del ciudadano que está recibiendo valor por el dinero de los impuestos. En eso, sí ha contribuido a un malestar social muy grande, en donde la ciudadanía no es que rechace los problemas de infraestructura, pero sí tiene muy baja confianza en el sector público como administrador y gestor de los proyectos de infraestructura.

La ciudadanía ve poca transparencia en los procesos de planeación, licitación, operación. Muchas de las licitaciones carecen de información pública de las bases, los contratos, las condiciones. Sí tenemos un camino muy grande que recorrer en transparencia. Se ha hecho algún esfuerzo, pero mucho menor.

La insatisfacción social resultante de la corrupción podría ser explotada por ciertas campañas políticas. Es una lástima, porque lo que sucede es que se cuestionan las APP, no la corrupción. El culpable se vuelve el sector privado, cuando en realidad el problema es que no ha habido suficiente transparencia.

BNamericas: ¿Cree que podemos esperar un cambio regulatorio o legislativo para combatir la corrupción en obras públicas como resultado?

Gamas: Sería ideal, pero dudo seriamente que suceda. El gobierno y la legislatura actuales solo se enfocarán en las cosas que deben completar antes de que expire su mandato.

BNamericas: ¿Cuál es el panorama general que prevén para el sector de infraestructura mexicano el próximo año?

Gamas: Lo veo moderadamente optimista. No creo que vayan a darse proyectos que no están anunciados. En el 2018 no veo nuevos proyectos, pero dentro de esos proyectos anunciados esperamos que se lleven a cabo. Si no hay exabruptos políticos, la mayoría de ellos se deben llevar a cabo.

No creo que haya proyectos nuevos, pero creo que hay una buena posibilidad de que los proyectos anunciados se lleven a cabo con los retrasos normales de proyectos de infraestructura. No veo ninguna otra nube en el horizonte que pueda causar ningún problema.


Acerca de Edmundo Gamas

Edmundo Gamas es responsable de la estrategia y operación de Imexdi, la primera organización en México dedicada al desarrollo de la infraestructura del país.

Gamas trabajó anteriormente como consultor independiente para muchas compañías de Fortune 500 en asuntos relacionados con evaluación de proyectos y finanzas, así como en análisis financieros y económicos.


Acerca de la compañia

El Instituto Mexicano de Desarrollo de Infraestructura (Imexdi) es una organización sin fines de lucro fundada para fomentar, impulsar y articular el desarrollo de la infraestructura en México.